Mi alma necesita sacudirse. Tengo ganas de leer a Whitman.

Con Whitman me pasa como con algunas canciones (Sultans Of Swing, Friday I'm in love, No Rain, Aqualung, entre otras), me resetean el humor.

Escribir la entrada de hoy en Alta Hora, sobre los cinco años desde que mataron a Tambo fue medio jodido emocionalmente, la entrada la comencé en la tarde, pero tuve que cortarla para andar de chofer familiar, eso me llevó a tener que pasar por la parada donde Tambo fue asesinado hace cinco años y ahi las emociones se me manifestaron con un "vuelco" en mi estómago. Ya para terminar la entrada se me salieron algunas lágrimas - recordé que hace unos meses soñé al fin con Tambo, lo veía alegre y me daba un abrazo de despedida, una cálida sensación que recuerdo con alegría y algo de no-se-que pues hubo sensación física - y quedé en un ánimo medio aplanado.

Repentinamente estar oyendo el disco de Jethro Tull que hace tiempo debí bajar me dio ganas de leer a Whitman, para sacudir y levantar un poco mi alma (y sonreir viendo que se parece a Gandalf el gris XD).

Ahi les dejo con don Whitman:

XXIV

Walt Whitman, un cosmos, el hijo de
Manhattan,
turbulento, carnal, sensual, comiendo,
bebiendo y procreando,
no es un sentimental, no mira desde
arriba a los hombres y mujeres ni se
aparta de ellos,
no es más púdico que impúdico

¡Quitad los cerrojos de las puertas!
¡Quitad las puertas mismas de sus quicios!
Quien degrada a otro me degrada a mí,
y todo lo que hace o dice vuelve a la postre a mí.

La inspiración mana y mana de mí,
me recorren la corriente y el índice.
Pronuncio la contraseña primordial,
doy la señal de la democracia,
nada aceptaré, ¡lo juro!, si los demás
no pueden tener su equivalente
en iguales condiciones.

Voces desde hace largo tiempo
enmudecidas me recorren,
voces de interminables generaciones
de cautivos y de esclavos,
voces de enfermos y desahuciados,
de ladrones y de enanos,
voces de ciclos de gestación
y de crecimiento,
y de los hilos que conectan las estrellas,
y de los úteros y de la savia paterna,
y de los derechos de los pisoteados,
de los deformes, vulgares, simples,
tontos, desdeñados,
niebla en el aire, escarabajos que
empujan bolitas de estiércol.

Voces prohibidas me recorren,
voces de sexo y lujuria,
veladas voces cuyo velo aparto,
voces indecentes por mí purificadas
y transfiguradas.

No me tapo la boca con la mano,
trato con igual delicadeza
a los intestinos que a la cabeza
y el corazón,
la cópula no es para mí más grosera
que la muerte.

Creo en la carne y en los apetitos,
y cada parte, cada pizca de mí
es un milagro.
Divino soy por dentro y por fuera, y
santifico todo lo que toco o me toca,
el aroma de estas axilas es más
hermoso que una plegaria,
esta cabeza más que los templos,
las biblias y todos los credos.

Una hoja de hierba

Creo que una hoja de hierba, no es menos
que el día de trabajo de las estrellas,
y que una hormiga es perfecta,
y un grano de arena,
y el huevo del régulo,
son igualmente perfectos,
y que la rana es una obra maestra,
digna de los señalados,
y que la zarzamora podría adornar,
los salones del paraíso,
y que la articulación más pequeña de mi mano,
avergüenza a las máquinas,
y que la vaca que pasta, con su cabeza gacha,
supera todas las estatuas,
y que un ratón es milagro suficiente,
como para hacer dudar,
a seis trillones de infieles.

Descubro que en mí,
se incorporaron, el gneiss y el carbón,
el musgo de largos filamentos, frutas, granos y raíces.
Que estoy estucado totalmente
con los cuadrúpedos y los pájaros,
que hubo motivos para lo que he dejado allá lejos
y que puedo hacerlo volver atrás,
y hacia mí, cuando quiera.
Es vano acelerar la vergüenza,
es vano que las plutónicas rocas,
me envíen su calor al acercarme,
es vano que el mastodonte se retrase,
y se oculte detrás del polvo de sus huesos,
es vano que se alejen los objetos muchas leguas
y asuman formas multitudinales,
es vano que el océano esculpa calaveras
y se oculten en ellas los monstruos marinos,
es vano que el aguilucho
use de morada el cielo,
es vano que la serpiente se deslice
entre lianas y troncos,
es vano que el reno huya
refugiándose en lo recóndito del bosque,
es vano que las morsas se dirijan al norte
al Labrador.
Yo les sigo velozmente, yo asciendo hasta el nido
en la fisura del peñasco.

Comentarios

mauroroke ha dicho que…
Creo que cuando me decidí a leer a Whitman quizá no exitió esa chispa que me nace cuando leo algún otro escritor, quizá porke no le he leído lo suficiente y por lo tanto no tengo la propiedad para opinar sobre su obra, aunque no me quedó el deseo de seguirle leyendo.

Jalú pues.

Entradas populares