Un giro...

[Una suerte de continuación del post Fragmento]

Estos son momentos de decisiones trascendentales, luego de lo ocurrido allá en la montaña. En la práctica ha sido dejar ir una oportunidad de trabajo y aceptar otra con las implicaciones que conlleva, llevarme a desapegarme de hábitos con los que estaba cómodo para adquirir otros; vamos, emprender de vuelta el camino. Parte de ello lo decía hace un rato en el twitter, que he decidido añadir dos actividades a mi día a día: una hora de gimnasio y una hora de meditación/oración.

Respecto del primero he de reconocer que no es primera vez (debo reconocer que es meritorio mi intención de seguirlo intentando) y que es quizás la primera vez que me dispongo a ello conociendo las dimensiones de la carga que conlleva, el porqué me resulta tan difícil hasta hoy mantener ese hábito sano. En mi caso neesitaba conocer para luego hacer, y bien, he acá que me atrevo una vez más a hacerlo.

Respecto a lo otro, es una suerte de recomenzar. Medio en broma medio en serio le decía a unas amigas hace un par de semanas que quizás me metería a un proceso vocacional con los jesuitas, hoy lo estoy meditando en serio. No es que repentinamente me quiera volver sacerdote -cosa que pensé en mi adolescencia y que hasta hoy no considero como mi vocación -, si no es más bien la concreción de una búsqueda que por un lado me lleva a encontrarme al final de un largo período de sequedad espiritual, un desierto al que me avoqué con toda la intensidad posible y del que comienzo a encontrar los frutos.

Quizás lo más concreto de ello es la sana decisión de volver a un estilo de oración con la que siempre me sentí más cómodo. Últimamente he leído sobre misticismo contemplativo cristiano y oriental, y he sentido ese "click" que tenía ratos de no sentir; por mi forma de ser la meditación es una suerte de atentado (mi mente es una suerte de torbellino cuasi incontrolable), pero alimentar mi espíritu y mi relación con Aquel desapegándome de mis esquemas previos hasta hallar un camino en el que me sienta más pleno es un motivo que hace el atentado una experiencia que vale la pena.

Y bueno, eso. ah y que por un mes y algo estaré trabajando de nuevo en algo bonito y que pinta intenso. Compaginarlo con el resto de actividades que mantengo y las que me he propuesto iniciar será un divertimento. Ya les contaré como me va.

Feliz semana.

Victor

Comentarios

[Alecita ♥] ha dicho que…
Suerte con ese nuevo giro y que todo sea en favor de mejorar y sentirse bien :)

Entradas populares