Hombre que mira a ninguna parte

Durante la plática, su mirada vaga, perdida, de un lado a otro, deteniéndose en la del oyente el tiempo justo para que este advierta que continúan juntos. Y no es que deje de mirarte por desconsideración, sino porque su modo de conectar consigo mismo es no mirar a ningún sitio. *

A veces es difícil explicar cosas de uno mismo, como ese no mirar o mi volver sobre algo que me acaban de decir. Pero de cuando en cuando uno encuentra líneas ajenas que lo explican mejor que uno a sí mismo. 

Así que yendo al punto, si usted ha platicado conmigo en persona sabrá que a veces no miro a los ojos. A veces es porque me escondo.  La mayor parte de veces es porque estoy haciendo eso que dicen en la cita de arriba, intentando conectarme conmigo mismo. 

Eso, no se asuste. Tenga la certeza que estoy tratando de poner más de mi en lo que digo. 

Feliz cintura de semana

Víctor


Comentarios

dear ha dicho que…
Ver a los ojos no necesriamente significa que uno "está atento" a la otra persona.

Los ojos a veces sirven de espejos.

Uno demuestra atención (o desatención) con las reacciones o respuestas hacia la persona que habla con nosotros.

SLDS!
Verónica ha dicho que…
A mí lo que me ha ocurrido es que he sentido que algunas personas pueden ver lo que en ese momento estoy pensando, es como si tuviera desnudas las ideas... en ese momento, prefiero retirar mi mirada hacia otro punto y no verlo a los ojos.

Luego termino sientiéndome infantil y egoísta, por preferir apartar mi mirada y formular mi idea, antes de que ésta sea descifrada en mis ojos por la otra persona.

(Creo que no sos el único que tiende a ver el vacío mientras se inspira para continuar).

Entradas populares