Recuento

Es necesario decir algunas cosas. Como que me duele la espalda y que tengo una rara fascinación por las canciones hechas por adictos y/o suicidas. Que tengo sucias líneas por escribir en mi mente. Que podría enviarle un par de versos como murciélagos, que un día de estos la visualicé como la quiero y que no se parece a las formas terrenas con que me he detenido a querer regalar una rosa. Que duermo mal y que me pica la espalda además de dolerme.

Entre otras cosas tambien hay que decir que me cansa cansar con las mismas cosas. Que mis problemas tienen habito de repetición. Mi familia es un ciclo de ciclos. Mi vida es una serie de compases de espera. Yo me espero a mi mismo al voltear la esquina y te espero a vos  -ella- un poco más adelante, cuando esté menos lleno de ciclos. Mi vida se circunscribe al dominio de las tareas por cumplir. Necesito un masaje, una ida a pescar, un cigarro y saber llorar. Porque sigo sin saber como se hacen algunas cosas, como tener disciplina y un llanto propio.

Comentarios

Jerry H. ha dicho que…
Disciplina... pues no te considero indisciplinado, diría que es más tema de consistencia. Una consistencia que conduce mejor al humano cuanto más en harmonía/sincronía con su ser provenga el motivo. Pase buena semana amigo.
elsum ha dicho que…
juela, casi senti que mi conciencia me decia todo eso.
:')
Clau ha dicho que…
"Yo me espero a mi mismo al voltear la esquina y te espero a vos -ella- un poco más adelante"

me has recordado a mi hermano, que creo tendrá algo así como tu edad, y sabés qué? "ella" apareció en una de esas esquinas de la vida y en 3 meses era un hombre felizmente casado.

Hay esperanza =)

Entradas populares